Nuestra historia

¿Que pasa sin La Primera Piedra?

Modelo de gestión obsoleto y en crisis. El cliente no gobierna ni controla el proceso, en muchas ocasiones se gasta mucho más de lo que pensaba. El flujo de la información y los recursos recorre un camino muy largo, donde se pierde calidad y se aumenta precios debido a los múltiples intermediarios, paradójicamente al cliente, muchas veces sólo le queda la opción de “pagar y tragar”. Puede haber subcontratas que no aportan valor. El desgobierno se refleja en la calidad, el tiempo de ejecución y el coste.

Esto te llevas con nuestro trabajo:

Modelo de gestión integrado y flexible. El flujo de información y los recursos son canalizados y procesados de forma ordenada, en la dirección y el sentido correctos. Cuidando los detalles. El cliente mantiene el control a través nuestro y supervisa. ¿quieres tu casa a su precio? Deja que la energía fluya de dentro hacia fuera, es su camino.

DANIEL PIRLA, APAREJADOR E INVENTOR:

He estado vinculado al sector de la construcción desde siempre, mi bisabuelo ya era albañil. Estudié delineante, aparejador y profesionalmente he desarrollado mi carrera como jefe de obra. Al entrar en crisis me hice autónomo pero faena de proyectos y aparejador convencional no hay para todos, por lo que me dedico a la asesoría y gestión de obras, es un nuevo modelo que estoy aplicando y los resultados son extraordinarios, todos ganan. Es como el amor, cuando se da, se multiplica.

Cada día me encuentro de frente con la paradoja de la construcción…… no puede ser que los valientes que quieren mejorar o cambiar de vivienda se tengan que enfrentar a un sistema complejo, largo y muy caro…. no hay derecho ni tiene explicación que en la construcción se trabaje como siempre sin innovaciones ni cambios importantes en el proceso. La clave está en el proceso, es muy fácil encontrar un curso de acción para que todos ganen. Todo el proceso está unido y hay que tratarlo así, todos los involucrados en el proceso constructivo tienen que trabajar para obtener un resultado óptimo y no por obtener el mayor beneficio económico particular. Para que esta situación de armonía se produzca la gente tiene que trabajar en equipo, supervisada y dirigido por un solo profesional tratando al proyecto como una unidad, siempre de la mano del cliente.